Reforma energética y emprender en energías. Parte I: Hidrocarburos

Dentro de las llamadas reformas estructurales de la ya saliente administración Federal de México, hubo una que se bautizó como "la madre de todas las reformas", si bien este término también fue utilizado para las reformas educativa y fiscal. Sin embargo, este artículo se relaciona con la reforma energética, dividida en dos grandes "materias", hidrocarburos y electricidad, y con las empresas paraestatales (ahora llamadas empresas productivas del Estado) que venían monopolizando ambos sectores.

Si bien su futuro se aproxima en cierta manera incierto por los interrogantes que plantea la administración entrante (y mucho se ha escrito en ese sentido), puede afirmarse como un hecho que la reforma energética ha detonado una gran cantidad de movimientos en este "sector de sectores" tan vital para la economía mexicana. Es evidente que muchos de estos movimientos, en especial los que se perciben a pie de calle, han resultado dolorosos para particulares y empresas, por lo que es un tema susceptible que trataremos de la manera más objetiva posible.

¿En qué consistió la reforma en hidrocarburos?

Como sabemos, hablar de hidrocarburos es lo mismo que hablar de productos derivados y asociados al petróleo, y al hablar de energía es lo mismo que combustibles, principalmente gasolinas y gas natural y licuado del petróleo (LP). El tamaño de este mercado es suficiente para 4 petroleras estén entre las 10 mayores empresas del mundo por volumen de ventas. Por si fuera poco, también hay que considerar el impacto en la economía global del precio de los hidrocarburos.

Dentro de la industria de los hidrocarburos, nos encontramos con tres grandes subsectores según la actividad que se realiza:

  • Upstream, que es la que generalmente todos identificamos, básicamente explorar buscando petróleo o gas y, una vez encontrado, extraerlo.

  • Midstream, la asociada a la logística. Vehículos de transporte (pipas, trenes, barcos), gasoductos y oleoductos, Terminales de Almacenamiento y Reparto (TAR), etc.

  • Downstream, que es todo lo demás, y es mucho. Refinar, procesar, purificar (el gas), y por supuesto, comercializar y distribuir al consumidor final.

 

Conforme estos tres subsectores se han ido liberalizando a nivel mundial, la volatilidad de los precios depende fundamentalmente de la oferta y la demanda. Si bien la segunda es relativamente constante, la oferta de hidrocarburos es variable y depende de factores tanto geopolíticos como técnicos. Sin embargo, hay una megatendencia que se muestra firme: a pesar de que las petroleras gastan cada vez más de sus recursos en explorar nuevos yacimientos, los hallazgos son cada vez menores y menos frecuentes. Según el estudio de Oil&Gas de PwC, en todo 2017 se descubrió a nivel mundial un 10% de lo que se necesitaría para cubrir la demanda de ese año. Además, fue la menor cantidad hallada en un año desde la década de los 50.

A nivel nacional, según datos de la Secretaría de Energía, México aún depende en un 90% de hidrocarburos para consumo energético, de los cuales un 72% es petróleo (principalmente para refinarse en gasolinas y utilizado en transporte) y un 26% es gas natural (principalmente utilizado para generar electricidad y procesos industriales).

Producción energética en México por fuente (2016)

Obtenido del Sistema de Información Energética de la Secretaría de Economía

A nivel productor, en junio de 2018 México produjo cada día aproximadamente 1.8 millones de barriles de petróleo crudo y 4.8 millones de pies cúbicos de gas natural. De igual manera, importó 800 mil barriles diarios de petrolíferos (refinados del petróleo, principalmente gasolinas) e importó 1.5 millones de pies cúbicos de gas natural.

La reforma energética en materia de hidrocarburos se planteó con el objetivo de minimizar la exposición de México a los riesgos que presentan las megatendencias globales. Para este efecto, se liberalizaron los tres subsectores con el objetivo de fomentar la inversión privada nacional e internacional:

  1. En upstream, se establecieron las rondas, en las cuales se licitan áreas con posibles yacimientos para explotarse en diferentes regímenes, en los que el punto común es que las utilidades procedentes del petróleo obtenido deben, de alguna manera, compartirse con el Estado.

  2. En midstream, se permitió a particulares construir o adquirir nuevas infraestructuras y equipos para logística de hidrocarburos, como ductos o terminales de almacenamiento, tanto para uso propio o para dar servicio a terceros.

  3. En downstream, se permitió a particulares construir o adquirir nuevas infraestructuras para tratamiento de hidrocarburos, principalmente refinación, la importación y exportación de productos refinados de hidrocarburos, y se liberalizó su venta al público. Lo más visible de este apartado, como todos hemos podido comprobar, se da con las estaciones de servicio.

Consultado en Agosto de 2018, el portal de estadísticas de la CNH nos da un total de $4,073 millones de dólares comprometidos en las rondas de exploración y producción, a cargo de 113 empresas, de las cuales 55 tienen su sede en México.

En lo que a logística se refiere, la Secretaría de Energía ya registraba en marzo de este año 48 proyectos privados de Terminales de Almacenamiento y Reparto, con un valor estimado de inversiones de $2,700 millones de dólares, y que supone un aumento del 177% de la capacidad actual. Además, varias de estas terminales, como las de Bulkmatic, ya están operando, principalmente importando gasolinas. De hecho, ya se han solicitado más de 700 permisos de importación entre gasolinas, diésel y turbosina.

En el lado negativo, a pesar de las 42 nuevas marcas de gasolinas a las que tenemos acceso los consumidores, de acuerdo con el Índice Nacional de Precios al Consumidor, el precio de venta de los combustibles desde la entrada en vigor de la reforma ha subido casi un 60%, frente a una inflación acumulada en ese período del 23.5%. Esto ha supuesto un enorme descrédito para la reforma y un considerable impacto en el bolsillo de buena parte de la población.

Oportunidades

Dentro de las posibilidades de hacer negocio a día de hoy que no existían antes de la reforma, podemos abarcar toda la cadena de valor de hidrocarburos: desde la exploración prospectiva hasta la venta al público, pasando por la logística y procesamiento.

Sin embargo, la petrolífera es una industria que requiere, de manera general, tanto grandes cantidades de capital como de conocimientos técnicos. Se deduce, por tanto, que para tener éxito emprendiendo en este sector se necesitan, al menos, una de las dos.

Por otro lado, las fuentes que señalan al sector hidrocarburos como una oportunidad de emprendimiento en México son numerosas, desde publicaciones especializadas como las del Instituto Mexicano para la Competitividad hasta medios como El Financiero. Pero, sin duda, lo más llamativo de nuestra investigación fue la formación de un ecosistema de capital privado alrededor del petróleo. Según AMEXCAP, de las 177 firmas de capital privado en México, un 16% son exclusivas de infraestructura y energía, y de ellas, un 42% se centra en proyectos del sector petrolífero. Si hablamos en cantidades de inversión, como se refiere en la gráfica siguiente, los porcentajes son aún mayores.

Industria de capital privado en México

Datos en miles de millones de dólares (USD) proporcionados por AMEXCAP a Marzo de 2018.

La creación de este ecosistema potencia las posibilidades de negocio en un sector de enorme peso en la economía, a lo que sumamos el terreno "inexplorado" por la eliminación de regulaciones y monopolios. Sin embargo, las características de los proyectos a ejecutar y el mismo ritmo de las reformas hacen que la evolución sea más lenta que en otros sectores. La ventaja de estos factores está en que, una vez encontrada y detonada una oportunidad de negocio, las mismas barreras de entrada nos pueden proporcionar una mayor estabilidad frente a nuevos competidores.

En definitiva, detectamos dos grandes áreas con oportunidad para la creación de nuevos negocios en el sector hidrocarburos, alineadas con sus dos grandes necesidades:

money-1428594_960_720.jpg

Capital

Inversionistas que busquen oportunidades de acceso a negocios serios y estables pero con alto potencial de crecimiento.

drawing-933207_960_720.jpg

Conocimientos

Especialistas técnicos en geología, química, logística o ingeniería con la posibilidad de desarrollar negocios innovadores con potencial para escalarse.

amplitude.getInstance().logEvent('EVENT_NAME_HERE');